Gobierno de Chile

 

Conclusiones

La temporada invernal de este año, base para la predicción de los recursos hídricos de deshielo para la próxima temporada de riego, septiembre - marzo, en términos generales se caracterizó en que las lluvias este año han estado por sobre o cercanos a sus normales en gran parte del tramo que comprende este pronóstico, con excepción de la zona intermedia, entre las regiones de Valparaíso y O'Higgins que muestra valores deficitarios. Por su parte, la acumulación nival está por debajo de sus promedios, siendo las regiones Valparaíso y Metropolitana, las más deficitarias. Con respecto al año pasado, en la presente temporada invernal la nieve acumulada sólo es superior en las regiones del Maule y del Biobío.

En la zona norte, regiones de Atacama y Coquimbo, para la próxima temporada se esperan caudales inferiores a los de la temporada pasada, ya que la nieve acumulada este año es menor y como consecuencia se esperan volúmenes de deshielo inferiores a los promedios de la temporada. Sin embargo, no se presentarían problemas en la agricultura de riego dado que todos los embalses de la zona (embalses para riego, de regulación interanual) acumulan volúmenes superiores a los de los últimos 6 años y la mayoría prácticamente se encuentran en su capacidad máxima, situación muy diferente a la que se presentaba durante la "megasequía". Por otra parte las grandes lluvias, principalmente en el mes de mayo, favorecieron enormemente la situación en las zonas de secano.

En la región Metropolitana, los volúmenes acumulados en el embalse El Yeso, aunque bajo su promedio, y considerando los caudales previstos para la cuenca del Maipo, permiten asegurar el abastecimiento de agua potable a la población. En la región de Valparaíso la situación también es positiva en este aspecto, ya que el embalse Los Aromos, dedicado al agua potable, está en su capacidad máxima. Los volúmenes de agua esperados en estas regiones se encuentran bajo sus promedios, y serían similares o algo inferiores al año pasado.

Más al sur, los volúmenes de deshielo previstos, aun cuando son menores a sus promedios, serán superiores a los del año pasado, debido fundamentalmente a la mayor acumulación nival de esta temporada. Los grandes embalses, Laguna del Maule y Lago Laja, a pesar que han disminuido sus almacenamientos respecto a la temporada pasada, debieran tener una cierta recuperación, por la nieve acumulada y por los caudales esperados en sus respectivas cuencas. En todo caso, se requieren entre tres y cinco años de precipitaciones normales para recuperar sus niveles promedios de almacenamiento.

No se esperan grandes crecidas por deshielos que produzcan daños en la infraestructura, sin embargo y especialmente en las regiones III y IV es necesario advertir a los turistas que no pernocten a orilla de los ríos, pues en esas circunstancias, las crecidas normales que se producen en la noche, fácilmente podrían transformarse en peligrosas.

De acuerdo con el escenario hidrológico que se prevé, la Dirección General de Aguas realizará, como lo ha venido haciendo regularmente, un seguimiento y actualización mensual de este pronóstico, utilizando su propia red de monitoreo y con controles especiales si fuese necesario.