Gobierno de Chile

 

Situación General

Caudales:
Durante este año los caudales medios mensuales de las regiones entre Atacama y O'Higgins se han caracterizado por presentar, en líneas generales, valores cercanos a sus promedios llegando a superarlos en varias ocasiones. Desde la región del Maule al sur, entre los meses de abril y mayo comenzó una disminución paulatina de sus valores como consecuencia de la falta de precipitaciones que ha afectado notablemente a esta zona, llegando a ubicarse próximos a sus mínimos estadísticos, quedando bajo ellos en algunas ocasiones. Sólo en el mes de agosto se observa algún repunte en los caudales, por efecto de la ocurrencia de precipitaciones en la zona que, en todo caso, no alcanzan los valores promedios del mes.

Precipitaciones:
En un contexto global y en la zona que comprende el presente informe, la lluvia total al mes de agosto, se caracteriza por presentar un déficit generalizado. En la III región hasta la cuenca del río Elqui en la IV región, en los valles y zonas costeras se mantienen altos déficits, mayores al 60% y hasta de un 100%. Desde la cuenca del río Limarí hasta la del río Mataquito los déficits son menores al 35%, existiendo algunos tramos con valores cercanos a los normales. Desde la cuenca del río Maule al sur, nuevamente se tienen mayores déficits que varían entre un 30% y un 60%.

Comparando con las lluvias acumuladas al mes de agosto de 2015, las de este año son superiores desde la cuenca del río Choapa, en la IV región, a la del Mataquito, en la VII región. En el resto de la zona considerada, son inferiores a las registradas a igual fecha del año anterior.

En relación con la precipitación nival, entre las regiones III y IV la situación es totalmente opuesta a las lluvias registradas en los valles, pues la nieve acumulada alcanza valores del orden de sus promedios máximos anuales, lo que es muy favorable para la disponibilidad de recursos hídricos para los meses venideros. Hacia el sur (cuencas Aconcagua al Biobío) la acumulación nival sigue un comportamiento semejante a las lluvias de los valles, con un importante déficit que aumenta progresivamente de un 25% a un 80%, registrándose en las cuencas del Maule y Biobío las acumulaciones más bajas de los últimos 15 años.

Embalses:
Los embalses de riego, de regulación interanual de la zona norte, Santa Juana, sistema Puclaro y sistema Paloma, han continuado con la recuperación de sus almacenamientos iniciada el año pasado, hasta llegar, en algunos casos, a superar sus promedios estadísticos, y acumulan todos en agosto volúmenes muy superiores a los de los últimos 6 años.

A nivel nacional y en términos globales, los embalses mantienen un déficit de un 39% con respecto a sus promedios, debido principalmente a la gran baja que experimentó el Lago Laja en años anteriores. Si no se considera este embalse, el déficit baja a un 18%. Comparados con agosto de 2015, las cifras globales son muy similares, siendo los destinados al riego o al agua potable los que muestran el mayor superávit, alrededor de un 100%.

Se observa una importante recuperación sostenida de los embalses mayores de la zona norte, Santa Juana, Puclaro y Paloma, en el período 2015-2016. En el caso de los embalses de regulación interanual del sur, Laguna del Maule y Lago Laja, mantienen un importante déficit respecto de sus promedios, aunque en el caso de Laguna del Maule, hubo en el último año una recuperación, aunque menor. En todo caso, estos dos embalses requieren entre tres y cinco años de precipitaciones normales para que recuperen sus niveles promedios.